vecinos tóxicos

Tipos de vecinos tóxicos

By

Muchas veces, nuestra rutina diaria no nos permite llegar a conocer a nuestros vecinos. Podemos pasar meses sin ni siquiera verlos y mucho menos saber quiénes o cómo son. Hasta que llega el momento en que empiezas a notarlos, a encontrártelos en los pasillos (si vives en edificio) o en la calle (si vives en casa), comienzan a hablar, a conocerse, y seguramente algunos de esos vecinos son muy agradables, amigables y divertidos, pero como todo en la vida, es posible que te encuentres con vecinos que te obligan a esconderte o devolverte pretendiendo que se te olvidó algo en casa para no tener que hablarles. Hay varios tipos de vecinos tóxicos y aquí te describimos algunos de ellos:

  1. El vecino gruñón: es ese vecino que todo lo ve negro, que nada le gusta, todo le molesta. Es de los que te encuentras y les preguntas: “¿Cómo está?” y te responderá alguna de estas cosas: “¿Cómo voy a estar? Mal, todo el mundo está mal.”; “Pues mejor ni te cuento”; “Aquí, sobreviviendo”. Es de los que encuentran siempre algo negativo para quejarse en las reuniones de vecinos. Si eres de los que piensa que puedes ayudar a este tipo de personas tratando de convencerlos de que hay cosas lindas a su alrededor, inténtalo. Si lo logras, felicidades. Si no, ¡Aléjate!, nadie quiere una nube negra cerca. No permitas que la negatividad de una persona empañe tus días.
  2. El que ama pelear: Este sería el nivel siguiente del vecino gruñón porque no solo se queja de todo y ve todo negativo, también lo refleja en los que lo rodean a través de gritos, maltratos, ofensas, etc. Son esos vecinos que siempre escuchamos peleando con su pareja, sus hijos, sus padres o hasta el perro. Lo más difícil de lidiar con estos vecinos es que, al estar en sus casas, no hay nada que puedas hacer para cambiar la situación. Es mejor entonces, cuando comiencen a pelear, escuchar música a todo volumen o ir a tomarte una ducha y encerrarte en la habitación que esté más alejada de esa negatividad.
  3. El vecino chismoso: Bueno, sí, si estás aquí es porque también eres chismoso. Todos somos chismosos, pero tenemos ciertos límites. El vecino chismoso no conoce esos límites. Es de los que siempre quiere saber lo que pasa en la vida de todos, el que hace preguntas incómodas como “¿Ellos se divorciaron, se separaron?, ¿por qué?”. Es un vecino que se asoma a la ventana para ver lo que los demás hacen, cuándo lo hacen, cómo lo hacen y con quién para luego comentarlo con sus otros vecinos chismosos (porque son muchos). Si les cuentas algo, ten por seguro que el 80% restante de tus vecinos también lo sabrá. ¿Quieres dar una noticia y no sabes cómo? Cuéntaselo a él.
  4. El ciego, sordo y mudo: ok, el vecino chismoso es bastante molesto pero ese vecino que pretende que nunca te ve, nunca escucha tus buenos días y nunca te responde tampoco es tan agradable. Hay vecinos que creen que están solos en el mundo, que no existe más nadie y son incapaces de detener el ascensor por ti, decirte buenos días o responderte cuando tú lo dices. Está bien no querer ser el mejor amigo o la persona más sociable que entabla conversaciones con cualquiera que se encuentra, pero llegar al extremo de ser antipático o maleducado tampoco es la solución. Decir buenos días no te hará daño, abrirle la puerta a un vecino no te hará menos, ser solidario no es un pecado. Si tienes un vecino así, no dejes de darle los buenos días, tú no debes ser como ellos.
  5. El vecino hipócrita: podríamos decir que este es el vecino más tóxico de todos. Los vecinos que hemos mencionado anteriormente se conocen con facilidad y esto nos permite saber cómo actuar con ellos. Pero ¿qué pasa cuando tu vecino se muestra amable, comprensivo, colaborador y sientes que es el vecino perfecto? No hay manera de desconfiar de este vecino y te sientes tranquilo hablándole de ti, contándole sobre tu vida. Pero “caras vemos, corazones no sabemos”. Hay personas que muestra una personalidad dulce y cuando no estás, usan lo que saben para hablar mal de ti. Sin embargo, sí hay una manera de descubrir a este tipo de vecinos: cuando hablan mal de otros contigo. No creas que eres especial, su mejor amigo y confidente, eso que está haciendo contigo, lo hará con otros sobre ti.
  6. El vecino fiestero: todos disfrutamos de una buena reunión con amigos, escuchando la música que nos gusta y bailando hasta no poder más. Eso no tiene nada de malo, ¿cierto? Pero ¿qué hay de esos vecinos que organizan fiestas cada fin de semana, con música a todo volumen hasta las 6 de la mañana? El fin de semana es la oportunidad que tienen muchos para descansar de la rutina, de ver películas en la noche y dormir hasta tarde. Tener a un vecino que interrumpa tu sueño cada fin de semana puede convertirse en una tortura. Está bien disfrutar de la vida con amigos, pero debes respetar la tranquilidad de los demás. Lo bueno es que cuando estos vecinos se vuelven muy molestos, puedes recurrir a la policía para cambiar ese comportamiento.

Estos son algunos de los vecinos tóxicos que podemos encontrar, ¿conoces otro tipo? Comparte tu experiencia con tus vecinos en los comentarios y no olvides que, así como hay vecinos tóxicos, también hay vecinos muy agradables con los que hasta podrías entablar una amistad.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Tambien Te Puede Interesar

CHISMES CALIENTES

Cargando…